Comentario con López-Dóriga

Batalla de Puebla

  Como no soy historiador, desde siempre celebro la batalla del 5 de mayo, aquella en que, según las palabras del coahuilense-tejano Ignacio Zaragoza, las armas nacionales se cubrieron de gloria al derrotar en Puebla al invasor francés hace 160 años.

  Siempre me ha parecido un despropósito que tantas personalidades, no sólo historiadores, reclamen que a los niños se les enseña en la primaria la historia de bronce.

  Creo que se hace por la misma razón que a los niños de primaria no les enseñan álgebra, sólo aritmética. Creo que también la historia se aprende poco a poco.

  Por eso, Joaquín, hoy que quieren cambiarnos hasta la historia, con alegría celebro aquella batalla del 5 de mayo de 1862, y me vale que digan que celebro la historia de bronce.