Comentario con López-Dóriga

Patético legado de gobiernos paralelos

  Los clérigos que explicaron el pacto entre las bandas del crimen organizado revelaron una terrible realidad que hace parecer fútiles las provocadoras discusiones ideológicas incitadas por el oficialismo.

  Revelaron que las bandas del crimen organizado en Chilpancingo acordaron respetar sus respectivos territorios, en los cuales controlan minas, transporte, mercados, refrescos, cervezas, minas, bares y venta de drogas.

  Quien quiera que sea la próxima inquilina de Palacio Nacional tendrá que enfrentar la terrible realidad de que cada día son más las comunidades de la República en las que el crimen organizado ha establecido gobiernos paralelos.

  Ese patético legado de gobiernos paralelos es ya la principal amenaza a la gobernabilidad de la República y a la integridad del Estado.