Comentario con López-Dóriga

Pulsiones autoritarias

 

El Presidente López Obrador logró la coexistencia pacífica de todas las versiones de la izquierda del país y alinearlas disciplinadamente con la candidatura de la doctora Claudia Sheinbaum, pero por el fin del sexenio empezó la disputa por ser la facción de izquierda dominante en el próximo Gobierno.

  Fiel creyente en que “el triunfo de la oposición es moralmente imposible”, Palacio Nacional con paternal mirada deja correr la disputa, a pesar de que, si Morena gana la elección presidencial, deja a la próxima inquilina de Palacio la carga de resolver la disputa entre las facciones, con el riesgo de que por las circunstancias salga favorecida la facción más radical que a lo largo de seis años han exhibido preocupantes pulsiones autoritarias.