Comentario con López-Dóriga

De bienes y males

 

Desde que el gobierno lopezobradorista empezó a gastar los fondos de estabilización acumulados durante poco más de 20 años, se dijo que los bienes se usaban para remediar los males.

  Al fin del sexenio, los males siguen y los bienes se agotan. El próximo Gobierno tiene que mantener vigentes los programas sociales, terminar las obras inconclusas, lidiar con el déficit, al tiempo que cumple sus propias promesas con menor presupuesto.

  Eso hace suponer que Rogelio Ramírez de la O que ha manejado la urdimbre presupuestal podría permanecer en Hacienda, aunque sea para impedir que por el reborujo de las finanzas públicas alguien le quite los alfileres a la economía. Una vez lo hicieron y así nos fue.