Histórica y exclusiva facultad presidencial
Riesgosa descoordinación gubernamental
Una “revolución cultural”, región cuatro

  Una cuidadosa lectura de “La Herencia” de Jorge Castañeda revela cómo los Presidentes del siglo pasado tejieron y fraguaron las sucesiones, la obligada práctica de lidiar exitosamente con imprevistos y la siempre impredecible condición humana.

  Al momento del “destape”, coloquial calificativo para la designación del candidato presidencial del Partido Oficial, los Presidentes estaban en el apogeo de su Poder, pese a ello procuraban forjar un consenso para su decisión.

  A 24 meses del “destape” el Presidente López Obrador descubre cuán difícil es forjar consensos y utiliza su forzada defensa de la encuesta como método para elegir candidato presidencial. Así anuncia “urbi et orbi” que ha recuperado para sí la histórica y exclusiva facultad del “dedazo”.

 

Riesgosa descoordinación gubernamental

 

  Las circunstancias han obligado a la Secretaría de Hacienda, a través de la directora del SAT Raquel Buenrostro a escudriñar a lo largo y lo ancho de las obligaciones fiscales de los grandes contribuyentes para recaudar más, como sea.

  Mientras, el encontronazo de Sener con la IP por la mal llamada “reforma eléctrica”, por la violencia del lenguaje oficial alcanza ya niveles no vistos, ni siquiera en los tiempos de los encontronazos del Grupo Monterrey con Luis Echeverría.

  Al mismo tiempo, la titular de Economía Tatiana Clouthier está en Italia para la reunión ministerial del G-20 y cabildea inversiones. Uno se pregunta porque no coordina el Gobierno de la República sus objetivos políticos, sino con el México real, al menos con la política económica.

 

Una “revolución cultural”, región cuatro

 

  En la China de los sesenta del siglo pasado, Mao Zedong, impulsó una “revolución cultural” a la que poco le faltó para disolver a la nación. Al menos aquella tenía el delirante objetivo de hacer del Partido Comunista Chino “el faro global del socialismo”.

  Aquí hay grupos poderosos en el Gobierno de la República que han impulsado una “revolución cultural”, cuyo objetivo, aunque comparte con los maoístas la intención de deshacerse de los científicos e intelectuales “desleales al partido”, aquí no saben a dónde van.

  Ayer mostraron sus limitaciones. Homenajeaban al Che Guevara, pero a los más exaltados les ganó la euforia y mal defendieron al régimen cubano de las acusaciones de homofobia. Si no pueden alinear siquiera oradores talentosos, ¿cómo construirán la utopía en una nación de 130 millones de habitantes? ¿Por la fuerza?

 

NOTAS EN REMOLINO

 

  Palacio Nacional “ahorra” y dejará a los gobernadores morenitas el manejo de los programas sociales en sus Estados. Una primera, discreta, pero necesaria rectificación presidencial… Vaya batalla de Ignacio Mier, el pastor de Morena en San Lázaro. Tienen dificultades para aprobar la Ley de Ingresos. Lo harán dicen, en la raya, el próximo martes… Tramposos el doctor Hugo López-Gatell y su jefe Jorge Alcocer, para no ceder en la vacunación a menores, “cierran por pandemia sus oficinas” y no reciben las notificaciones de amparo… Para reflexión política una frase de Edward R. Murrow: “los políticos se quejan de que la TV hace un circo de todos los temas. Debe quedar claro que el circo de la política ha sido siempre, la TV solo muestra las incapacidades de los políticos”