Café Político

 

 

Los predecibles opositores de Palacio
“Corcholatas”: ¿Ganar vale la pena el IMSS?
Revive la Corte anticatolicismo callista

  “Si declaras que ya negociaste con el PRI su apoyo a la Reforma Electoral, explotamos los prejuicios de nuestros adversarios y seguirán la desconfianza entre los aliancistas”, dijeron al titular de Gobernación en Palacio.

  Casi inadvertido ha pasado la inversión de recursos, tiempo y esfuerzo del Gobierno de la República para seguir fielmente el milenario consejo de Sun Tzu, “Conoce a tu enemigo como a ti mismo y podrás pelear cien batallas sin un desastre”.

  De ahí la patética y predecible reacción y su éxito al “cucar” a sus adversarios reales e imaginarios, y en tanto ellos descubren como “cucarlo” a él, sus prejuiciosos antagonistas, como desde hace 6 años, le desbrozarán el camino.

 

 

Sucesión y el principio de Machado
Contra Poder Judicial, por dinero
A Mier lo traicionó el subconsciente

  En los años dorados del tapadismo, los Presidentes empezaban a manejar el proceso de la sucesión desde el primer día de su mandato, pero nunca se les descontrolaba, pues guardaban “in pectore” su preferencia.

  Hoy, cuando, pese a apasionadas negativas, el Gobierno de la República adelantó la sucesión, al crear moderna visión del histórico tapadismo ha generado una atmósfera estresante para aspirantes y para el conductor del proceso.

  Alguien olvidó al poeta Manuel Machado y sobrestimó el temple presidencial y del oficialismo, al suponer que resistirán impávidos el estrés durante los próximos once meses. Dijo Machado: “a fuerza de muchos golpes, hasta el hierro se quebranta”.

 

 

Adán Augusto siembra, ¿para quién?
Error del INE y los zopilotes oficiales
¿Quieren al Gobierno como Gran Elector? 

  En este espacio se comentó hace semanas la reacción de los gobernadores luego de recibir la visita del Secretario de Gobernación Adán Augusto López, reacción que se traduce en discreto intercambio de dudas entre los mandatarios.

  Si, pide aprobar la “reforma militar”, como en los años dorados del tapadismo del siglo pasado, el inquilino de Bucareli les deja mensaje: “el señor Presidente confía en su respaldo a quienquiera que gane la candidatura de Morena a la Presidencia”.

  Imposible negarse, pero eso no evita que se pregunten si el mensaje hace de don Adán Augusto algo más que el portador de un mensaje, mientras en Palacio parecen disfrutar al ver como en el oficialismo cunde la cruel incertidumbre.