Café Político

 

 

Contramarcha, ¿doblará a clases medias?
Sucesión: enredada por la naturaleza humana
Poder Judicial y el bullying del Presidente

  Descubrió Palacio en la elección intermedia de julio de 2021 el autoinfligido daño por su hostilidad y agravios a las clases medias, pero creyó que con propaganda y narrativa lo neutralizaría. La Marcha del 13 de noviembre le demostró su error.

  Sabe y sabe bien que, más allá de sus viejos conocidos de la oposición, por cada uno de los cientos de miles de clasemedieros marchistas, suman diez veces más los que no marcharon, pero sí pueden decidir las elecciones de 2024.

  Calculan que con hacer “desfile triunfal” de la Contramarcha, desplegar el Poder e inquebrantable popularidad presidencial y astuta propaganda lograr sembrar el abstencionismo en las “desmoralizadas” clases medias.

 

 

Contramarcha: debilidad o fortaleza
Otra vez el “sonríe ya ganamos”
Las remesas de los heroicos migrantes

  Por la convocatoria a la “contramarcha” y el ultimátum de Ignacio Mier con el desinflado globo de la reforma electoral quizá, sólo quizá, el Presidente López Obrador escuchó a Confucio: “cuando aumenta la cólera, piensa en las consecuencias”.

  Pero es perseverante, y demostrará quien manda a los cientos de miles de marchistas del pasado domingo en más de 50 ciudades. No aceptará que como ellos hay millones de agraviados por las acciones y narrativa de la “revolución de las conciencias”.

  Como hace medio siglo, el oficialismo se volcará el domingo 27 y colmará el Zócalo y el Centro Histórico. Ingenuo pedirle al Presidente que ha concentrado tanto Poder que no lo use, por el “qué dirán”. Pero ni así apaciguará a los demonios que soltó.

 

 

Palacio: ¿por qué ir a la inconstitucionalidad?
IMSS: ahorros que lo explican mucho
Historia de marxistas casi neoliberales

  Algo no marcha, algo empieza a preocupar en Palacio Nacional, lo suficiente como para que ooootra vez amaguen con empujar una Reforma Electoral que, por falta de votos siempre fue, es y será un globo al que se le agotó el gas antes de elevarse.

  ¿La economía? Nos dicen que va muy bien. ¿La inseguridad? Como sea, parece inquietar los indicios de que gana la humana naturaleza y hay rezongos entre las díscolas tribus de la olla de tamales de Morena.

  Tan seria la preocupación que amagan con imponer reformas a leyes reglamentarias que impongan los cambios de su nonata Reforma Electoral y crear una crisis constitucional. ¿Por qué? Inquirió la rana. Es mi naturaleza, dijo el alacrán.