Café Político

 

A México todo le cambiara: canadienses
Por vendetas, cucan más a militares
¿Que quieren privatizar para el SME?

  Al gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador le fue cómoda la relación con la Casa Blanca del Presidente Trump, a quien salvo en asuntos específicos, no le interesaba mayormente México.

  Así fue el diagnóstico de un think tank canadiense dado a conocer en entrevista a la televisión estadunidense. Por eso, agregó, la reticencia para reconocer el triunfo de Biden.

  Si tuvieran razón los canadienses y cambiara la agenda de la relación con Washington, bien harían en la cancillería en preparar opciones para Palacio, para evitarse sofocones públicos y desagradables.

 

 

Carestía, nubarrones en horizonte económico
Outsourcing, a nadie le importa costo social
Contaminada, la relación con la Casa Blanca

  Hace muchos años, Jorge de la Vega, Secretario de Industria y Comercio, se reunión con don Fidel Velázquez. Paciente, le explicó que no había desabasto de ningún alimento. “No es cuestión de escasez, sino de carestía”, respondió don Fidel.

  Algo así vieron venir los gobernadores del Banco de México, quienes, a pesar de las presiones de Palacio, decidieron que las circunstancias desaconsejaban una adicional baja en las tasas de interés.

  El Banco Central hace su parte para sortear una eventual alza de precios, como el inminente de las tortillas y la que esperan del precio del huevo, lo cual encarecería la canasta básica y no habrá subsidio para compensar el alza. ¿Éramos muchos y…?

 

 

Innecesaria muestra de enfado presidencial
Oposición, de la periferia al centro, siempre
Infonavit, ¿con hipoteca los créditos directos?

  Quien esto escribe consideró prudente la inicial decisión presidencial de no felicitar al botepronto al demócrata Joseph Biden y afortunada la expresión del Presidente Andrés Manuel López Obrador con aquello de “política es tiempo”.

  Sólo él sabe las razones para persistir en su decisión, pero seguro saben que la filtración sobre el rechazo al intento del staff de Biden para que su jefe charlara con el Presidente de México fue un sorprendido “tomamos nota”.

 Biden ya entendió dice Palacio. Sí, pero ¿y su equipo?  El acercamiento fue de ellos. El tiempo dirá si ignorarán la innecesaria rudeza a la respuesta de “no somos peleles ni colonia”. La política es tiempo, cierto, pero también lo es la templanza.