Café Político

 

 

Sucesión, ¿dedazo o designación?
El tortuoso camino a la Fiscalía
TLC: ya quedan pocas cartas 

  La mayoría de los analistas de la política parecen utilizar una doble escala de valores para juzgar los métodos de los partidos al escoger a sus candidatos, especialmente a sus candidatos a la Presidencia de la República.

  Nadie duda que el PRI, mediante convención de delegados, elegirá al suyo. Claro, sin ignorar el peso de la voluntad del Presidente Peña Nieto. Será un dedazo, afirman los doctos de la política.

  Para nadie es un secreto que en Morena no habrá debate, quizá votación a mano alzada para oficializar la candidatura presidencial de López Obrador. Los doctos no se atreven a calificar ese método como dedazo.

 

 

¿Le darán gusto a López Obrador?
¿Congelarán las rentas en CDMX?
El calvario de los “independientes” 

   Ya está allanado el camino para que las bancadas de la oposición y sus aliados de las ONG puedan poner en marcha las iniciativas de leyes reglamentarias para hacer realidad una Fiscalía General de la República autónoma e independiente.

  Lástima que la reacción exaltada de unos, triunfalista de otros, no permite ser optimistas de que ahora sí en el Congreso se tendrán los acuerdos para hacer posible la consolidación de la procuración de justicia.

  Tal actitud, como advirtió ayer el Presidente Peña Nieto, podría posponer la elección de Fiscal General para después de las elecciones de 2018, con lo cual, la oposición complacería a Andrés Manuel López Obrador, quien se los propuso recientemente.

 

 

TRIFE: hay demasiados litigios
Una finta tricolor más al Frente
Sucesión PRI, aún no, aseguran 

  Es cierto, se crearon instituciones para encauzar la solución pacífica de los litigios electorales, pero, de alguna manera el magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación lamenta “un exacerbado esquema de litigiosidad”.

  Reconoce que la obligación de las autoridades electorales y del Tribunal es la imparcialidad y, de acuerdo a la ley, hacer que se respeten los triunfos, para hacer valer la voluntad de los ciudadanos.

  Advirtió que, aunque las sentencias del tribunal buscan ser claras, fundadas y motivadas, los partidos deben entender que las elecciones deben ganarse en las urnas, no en los tribunales.