Café Político

 

 

México pagará el costo de cucar a Biden
Creel, tener un aliado así, ser un aliado así
Aguilillas, bajo control del crimen organizado

  No conocemos las evaluaciones de la cancillería sobre las dificultades del Presidente estadunidense Joseph Biden para cumplir promesas en materia migratoria, y menos sabemos la estrategia diplomática sugerida por el canciller Marcelo Ebrard.

  Pareciera que en Palacio decidieron, a partir de los problemas de política doméstica de Biden, aplicarle la tabasqueña política de cucarlo, de colocarlo en la posición de forzarle hasta a aceptar la propuesta de legalizar indocumentados y plazo para nacionalizarlos.

  Difícilmente será productivo para México suponer que pueden forzar al inquilino de la Casa Blanca. El problema con “los analistas” de Palacio es que ellos no pagarán el costo de eventuales represalias legales, el costo, como siempre, lo pagan los ciudadanos de a pie.

 

 

¿Qué sigue al temor de políticos al Presidente?
Gambito palaciego, mandato de Záldivar
Describe López Gatell su universo bizarro

  La táctica de Miguel Ángel Yunes para su campaña por Veracruz en 2016 era irse con todo contra el gobierno peñista. Corrigió cuando le advirtieron que sería suicida hacer del Presidente Peña Nieto su enemigo durante los dos años que gobernaría.

  Imaginen lo que piensan los políticos, todos los políticos y funcionarios, sin importar su filiación partidista, al ver cómo el poder acumulado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador no se veía hace 30 años.

  Los políticos avezados escarmientan en cabeza ajena. Ven cómo les va a los que enfrentan al Presidente. Diría el cura de mi pueblo: tanto poder metió el santo temor de Dios hasta a los más ateos. Imposible no preguntar: ¿quó vadis?

 

 

Encrucijada, ¿México a la izquierda?
Tiempos difíciles para ser militar o policía
Una historia del México real

  La premisa de “primero los pobres” está en la narrativa del Presidente Andrés Manuel López Obrador desde hace un cuarto de siglo y lo ubicó en las izquierdas mexicanas, las más eufóricas cuando asumió el Poder en 2018.

  El Presidente y las izquierdas que le apoyan creen tener el mandato para ganar en junio y darle un Gobierno que según ellos será de izquierda, de moderno socialismo, aunque parezca visión mediocre junto a las experiencias de otras naciones.

  Innegable que la filosofía de Deng Xiaoping hizo de China la segunda potencia global. No liberalizó el sistema político, solo la economía, bajo inflexible y nada mediocre premisa: “socialismo no es lo mismo que pobreza compartida”.