Café Político

 

 

Monreal, ¿será el comodín en la sucesión?
Carrera de resistencia contra el crimen
La retórica no vence a una dictadura

  Al abrir el proceso de sucesión con lista de aspirantes, de alguna manera para el Presidente Andrés Manuel López Obrador fue como desplegar sus cartas a la sociedad mexicana, siempre entusiasta de las cábalas.

  En ninguna de las dos ocasiones que el Presidente nombró sus cartas,  incluyó el nombre de Ricardo Monreal, coordinador de los senadores morenistas, sólo mencionó a “los coordinadores parlamentarios”.

  Monreal, sabe que hay muy diferentes circunstancias a cuando ganó Claudia Sheinbaum la candidatura a jefa de gobierno de CDMX, intentará con su lealtad y expertise ser el comodín en este juego de cartas de la sucesión.

 

 

SHCP: es un arte decirle no al Presidente
Se puede descontrolar la sucesión
Quejas, está flaca la caballada opositora

   Aunque está pendiente su confirmación, el nuevo titular de la SHCP Rogelio Ramírez de la O ya tiene detalles de la dimensión del reto de ocupar la posición para el segundo tramo del sexenio lopezobradorista.

  El primer y crucial encargo lo recibió al nombrarlo: supervisar rigurosamente a las dependencias del sector energético, incluido Pemex, por ser inaceptable cualquier quebranto o error mayor en el sector del cual tanto depende la 4T.

  Se anunció que “la descentralización va”, proyecto inviable. ¿Practicará el nuevo titular de la SCHP la franqueza como prueba de lealtad, como hacía la inolvidable Meche Aguilar, quien cuando salía al despacho de su jefe sus subordinados decían: “ya se va a jugar nuestras chambas”?

 

 

Crimen; ¿cuándo diremos basta, basta?
Sucesión, ahora la ven, ahora no
¿Quién modera la intolerante discordia?

  El pasado 4 de julio una familia de Aguascalientes fue reportada desaparecida, luego que habían viajado hacia Hidalgo. Se iniciaron investigaciones y el pasado domingo aparecieron sus restos en Tayahua, Zacatecas.

  El señor Andrés, su esposa María Yanet y su hijo de tres años. Los asesinaron y los desmembraron. Horrible crimen, más que horrible, ¡los asesinos decapitaron al niño de tres años!

  Siempre hay gente sin alma, pero ¿en qué sociedad nos convertimos cuando callamos ante la política oficial de dejar hacer y dejar pasar que facilita que, impunemente, gente sin alma decapite un niño de tres años. ¿Cuándo gritaremos basta?