Café Político

 

 

En Querétaro, se reúne la República, ¿dividida?
Morena, malos tamales de chipilín
Hasta entre extorsionados hay clases

  Fue el Presidente José López Portillo –“el último Presidente de la Revolución”, según se definió él mismo-, quien dijo de la celebración de la Promulgación de la Constitución cada 5 de febrero “la República está reunida”.

  Fiel a la tradición, el Presidente Andrés Manuel López Obrador encabezará la ceremonia en Querétaro a la cual asisten el gabinete - corcholatas incluidas-, los titulares de los otros Poderes de la Unión y los gobernadores de las 32 entidades.

  Históricamente el mensaje, pese al matiz político, pide unidad de la República. Veremos si, a año y medio de la elección presidencial, el Presidente, indiscutible jefe de campaña de Morena resiste la tentación de un discurso electorero que atice la discordia.

 

 

Peligroso soñar en la Alianza Opositora
Salud, víctima del interregno cibernético
¿Buena la incertidumbre democrática?

  En las filas de los partidos de la Alianza Opositora se escuchan voces como las de los priístas Adrián Ruvalcaba, Beatriz Paredes y Claudia Ruiz Massieu reclamando los términos del acuerdo que revivió la coalición que desvela a Palacio Nacional.

  Uno supondría que políticos avezados dicen lo que dicen como parte de una táctica que encubre las reales reglas para negociar candidaturas de la Alianza Opositora y no la pública confesión de que no entienden lo que ha pasado en los últimos cuatro años.

  Patético que tres priístas, políticos profesionales, crean que las circunstancias de la elección del 24 serán las mismas del 18. Inaceptable que a estas alturas de su vida pretendan ser como José el Soñador.

 

 

“Corcholatas”: ¿pelean batallas ajenas?
Seguridad, darán golpes efectistas
Edomex: la gran prueba para la Alianza

  No es insultante llamar “corcholatas” a quienes aspiran a la candidatura presidencial del oficialismo, así les llamó el Presidente Andrés Manuel López Obrador cuando enlistó a Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Adán Augusto López.

  A pesar del obligado disimulo, “Las Corcholatas” han procurado elegir sus batallas, para no malgastar energías y mantenerse en la lista privilegiada de Palacio Nacional .

  Pero, si “Las Corcholatas” quieren conservar el del Gran Conductor de la Sucesión, tienen que pelear batallas no deseadas. Resignados, parafrasearán a Enrique IV de Francia: “Palacio Nacional bien vale una misa”.