Café Político

 

 

De plano, ¿no calientan las campañas?
Políticos, para operaciones políticas
Los dilemas de las universidades

   “Las campañas no calientan”, afirman doctos conocedores de los asuntos de la política, al repasar las actividades de los precandidatos presidenciales de las tres grandes coaliciones partidistas.

  Es posible que sea un juicio precipitado, pues para empezar tienen apenas seis días los tres precandidatos en la brecha de la precampaña, en la cual se supone sólo se dirigen a los militantes de sus formaciones políticas.

  Hasta hoy, lo más polémico es la “amnistía” de Andrés Manuel López Obrador a los criminales del narco. Lo demás, en realidad son intercambio de chistoretes. Y no todos son tan ingeniosos.

 

 

¿Elecciones? Adiós, ideologías
Exigen mucho a la nueva Fepade
El apagón en aeropuerto de Atlanta 

  En esta campaña cada candidato y cada partido tiene y vive su propia circunstancia, lo único claro para todos es que se disputan el poder y, como cada seis años, se disputan el alma de la Nación.

  Que sean tres coaliciones las que se disputarán el poder no deja mucho espacio para los corsés ideológicos, tan útiles en otras épocas, y obliga a un pragmatismo que, si somos francos, escandaliza a los puristas de la ciencia política.

Quienes no se escandalizan de verdad son los políticos profesionales, pues todos ellos saben que, en época de elecciones, se apela a las emociones de los votantes. Y que para eso estorban los dogmas ideológicos.

 

 

Representatividad: ONG vs Congreso
Odebrecht: sancionada sólo en México
Ciudadanos garantizan las elecciones

  La ley de seguridad interior, tan polémica y cuya aprobación por el Congreso ha despertado intensas pasiones políticas, también ha confrontado la representatividad de quienes la aprobaron y quienes la impugnan.

  Diversos personajes de la sociedad mexicana, exaltados y explicablemente frustrados han llegado a decir que los senadores y diputados no representan a la sociedad mexicana. Claro que representan intereses, todos los que coexisten en esta compleja sociedad mexicana.

  La mejor refutación se dio en la tribuna del Senado. Al reclamo de que no se atendieron a más de 200 mil firmas reunidas contra la ley, les respondió un legislador que, solamente él, estaba ahí gracias a más de 700 mil votos y que a las ONG nadie las eligió.