Café Político

 

 

Guardia: ¿los mesmos, pero devididos?
PRI: véanse en el negro espejo del PRD
¿Irán ahora contra el sistema de salud? 

   Una buena operación política en el Senado logró respaldo unánime a la reforma constitucional que crea la Guardia Nacional, aunque con reformas a la minuta recibida de la Cámara de Diputados.

   La reacción en el Palacio Legislativo de San Lázaro del coordinador de la mayoría de Morena Mario Delgado, sin embargo, no fue tan entusiasta y aseguró que revisarán lo aprobado en algo que parece augurar nubarrones en el paraíso.

   Aunque la iniciativa presidencial la conviertan en competencia entre exégetas del pensamiento presidencial, en realidad dejan la impresión de que, como los viejos revolucionarios, son de los mesmos, pero andan devididos. ¿Y la Guardia? ¿Y la seguridad?

 

 

Guardia, no más debates fútiles
ONG: no entienden, no aprenden
Despropósito, juicio a ex presidentes

   Faltan pocos votos a Morena para tener la mayoría calificada que exige la aprobación de la reforma constitucional que creará la Guardia Nacional y arrecian los debates, dentro y fuera del Senado.

   Desde la perspectiva de los ciudadanos de a pie que sólo quieren que amaine la violencia criminal, que amaine la inseguridad, los debates son fútiles, pues a ellos sólo les importa recuperar la paz perdida.

  Si ya se intentaron dos fórmulas sexenales y, según el gobierno actual, no funcionaron. El gobierno lopezobradorista merece la oportunidad de probar su propia fórmula. Si no funciona, pues allá ellos y su mala cabeza. Así de sencillo, así de complicado.

 

 

IP-Gobierno: no hubo choques
No más una Presidencia acotada
Sin los militares, no hay democracia

   La semana pasada se desestimaron los augures de quienes veían riesgo en lo que creyeron eran demasiados desencuentros entre el gobierno lopezobradorista y las organizaciones empresariales. Advertían de un choque de trenes.

   Se confirmó, como se dijo en este espacio al citar a un viejo político mexicano: “en México los trenes no chocan, porque nunca llegan a tiempo”. Y, ciertamente no llegan a tiempo porque para que haya un choque, como en el tango, hacen falta dos.

   La declaración determinante fue la de un grupo empresarial que calificó como improductiva una confrontación frontal con el gobierno. Y, en el gobierno, por lo visto llegaron a la misma conclusión. Por lo pronto, todos toman la misma ruta.