Café Político

 

 

Los límites de la austeridad republicana
El colmo sería que se tribalice el PRI
Contra los derechos de líderes sindicales

   Paciencia, apenas cumplen 76 días en el gobierno, casi once semanas de iniciado el sexenio, tiempo que en todas las dependencias y entidades del gobierno federal ha sido empleado en hacer drásticos recortes de personal. Nada de bisturíes, sólo machetazos.

   Así ha ocurrido siempre que hay cambio de gobierno, es cierto, pero esta vez el Presidente de la República ha hecho el leit motiv de su administración tener menos personal, para así disponer de más recursos para sus programas sociales.

   Dicen que el Jefe del Ejecutivo Federal va en serio; pero como se dijo al principio, paciencia, cuando ya se asienten en las oficinas, ya notarán los funcionarios que de pronto no tendrán personal para hacer todo lo que les exigen. Y verán que, como siempre, la realidad impondrá límites a la proclamada austeridad.

 

 

Serenos, aquí los trenes no chocan
EU: se vence el acuerdo por el tomate
La paradoja de los senadores centralistas

   Hay quienes están inquietos por la embestida del gobierno del Presidente López Obrador contra algunas empresas, por "contratos legales, pero inmorales” con la CFE, según ha dicho el Jefe del Ejecutivo Federal.

   “Choque de la IP con AMLO”, claman algunos.  Serenémonos, pues en la conferencia mañanera se apeló a la moralidad empresarial, más que a los pleitos legales, mientras en el sector privado hay voces que advierten de lo improductivo de las confrontaciones.

    Parafraseando a Gil Gamés, así las cosas, uno sólo recuerda que hace 25 años un político de excepcional lucidez nos dijo: “en México no hay choques de trenes, porque los trenes nunca llegan a tiempo”. Capaz que tendrá razón, otra vez.

 

 

Nubarrones en el paraíso de la 4T
Intentan crear el nuevo sector obrero
Exfuncionarios: llanto y rechinar de dientes

   La semana pasada fue el escándalo por una propiedad de la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, presuntamente omitida en su declaración patrimonial. Ayer tocó al titular de la SCT Javier Jiménez Espriú.

   Jiménez Espriú tuvo que aclarar la situación de una propiedad, la cual explicó adquirió su esposa hace 27 años y ya se cedió a su hijo. Curiosas coincidencias de dos “revelaciones” de situaciones patrimoniales en una semana.

   Como en política las coincidencias suelen ser síntoma, no pocos se preguntan si las “revelaciones” no resultan de intencionadas filtraciones, lo cual mostraría fisuras y, sobre todo, inaceptables intrigas interministeriales cuando apenas empieza el sexenio.