Café Político

 

 

Prioritario lo electoral, no la seguridad
Economía y la fútil narrativa oficial
Alguien intriga a Adán Augusto

  La machincuepa del dirigente del PRI Alejandro Moreno Cárdenas hizo que todo mundo se colgara de las lámparas. Sólo ratifica lo dicho hace tres años por Carlos Urzúa: el Presidente Andrés Manuel López Obrador ve todo a través del cristal de la política electoral.

  La terca negación del fracaso del “abrazos no balazos” sumó la creación de la Alianza PAN-PRI-PRD y la derrota electoral en CDMX y se tomó la decisión de pasar a la ofensiva para dividir opositores, aunque ello comprometa instituciones de seguridad.

  La “Operación Alito” culmina con cambios legales para la Guardia y cuando las tretas “campechanas” hacen un paria del dirigente priísta, lo obligan a intentar congraciarse y sólo logra fracturar a la Alianza y al PRI. Si en estos lances no fue prioridad la seguridad de los mexicanos, uno se pregunta: ¿alguna vez lo fue?

 

 

¿Improbable radicalización de Palacio?
Picotazos en el mundo de las corcholatas
Pírrico triunfo de sindicatos automotrices

  A dos años tres semanas del fin del sexenio hay quienes, parecen no darse cuenta de los cambios producidos por el sistemático desmantelamiento del entramado institucional de la República desde diciembre de 2018.

  Una ligereza suponer que a menos de 25 meses del fin de su mandato se debilita el poder del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Olvidan que la expropiación bancaria de 1982 fue a 90 días del fin del sexenio.

  Mejor convendría ponderar la opinión de los que afirman que los políticos se vuelven impredecibles cuando ven alejarse sus objetivos sexenales y que, aunque quizá es improbable, no es imposible que vivamos una radicalización en Palacio Nacional.

 

 

Prisión forzosa, ¿la salida elegante?
El Ejército bueno, el Ejército malo
Palacio enlista los nombres para CDMX

  En medio del estridente debate por la prisión preventiva oficiosa ayer empezaron los ministros de la Suprema Corte a debatir el proyecto del ministro Luis María Aguilar para que esa figura jurídica sea declarada inconstitucional.

  Tres ministro se atrincheraron en la posición del Ejecutivo Federal que la Corte no tiene facultades para declarar inaplicable el artículo 19 constitucional, pero el ministro Juan José González Alcántara planteó una salida jurídicamente elegante.

  Mis asesores jurídicos, de irreprochable honestidad intelectual, afirman que el ministro propuesto por el Presidente López Obrador, esbozó una ruta que, al tiempo que no declara inaplicabilidad, impedirá que sea automática la declaración de prisión preventiva. Nadie gana, nadie pierde.