Café Político

 

 

Seguridad, montielistas sofismas oficiales
Una misión imposible, la Guardia Nacional
Encinas: ¡ah, ser un juez así, tener un juez así!

   Sofísticos argumentos los del subsecretario Ricardo Mejía, del diputado Ignacio Mier y del senador Eduardo Ruiz Ramírez al afirmar que la seguridad pública está en riesgo si declaran inconstitucional la prisión preventiva oficiosa.

  Sofisma tras el cual el oficialismo trata de ocultar lo que ha sido evidente en todo este affaire de la prisión preventiva oficiosa: el desprecio que tienen por las reglas constitucionales y legales del debido proceso.

  El sofisma es que la peligrosidad de los criminales señalados por el subsecretario Mejía fuerza a ignorar su derecho al debido proceso. La misma premisa de aquel spot de Arturo Montiel en 1999: “los derechos humanos son para los humanos, no para las ratas”.

 

 

En su apogeo el Poder presidencial
SEP: continuará la contención presupuestal
Pese a todo, impávida política de seguridad

  Con su personal estilo y su personal interpretación de lo que Jorge Carpizo McGregor calificó como “facultades metaconstitucionales” de los Presidentes del siglo pasado, ayer escuchamos el informe de un Presidente en el apogeo de su Poder.

  En el apogeo porque, como nunca, ha centralizado el Poder. Ha puesto a la defensiva a los otros dos Poderes de la Unión y logrado que el oficialismo se someta dócilmente, so pena de exilio lejos del círculo de Palacio Nacional.

  En su apogeo, cuando como divertimento, aunque se instaló el Constitucional Congreso General que inicia el periodo de sesiones del Congreso, les hizo esperar casi dos horas al titular de Gobernación que llevó el Informe escrito.

 

 

Sucesión: ¿será Palenque como Chalma?
UNAM: ¿autorizó Palacio la embestida?
Reforma electoral, para ganar tiempo

  Como lección de política práctica, quien quiera que gane la candidatura presidencial de Morena está más que atento a como el Presidente López Obrador sortea imprevistos, maniobra y mantiene férreo control del proceso de la sucesión.

  Y seguro sabe que sólo la astuta construcción de la imagen presidencial y su concentración del Poder contendrán el tribalismo congénito del Partido Oficial y será, al tiempo sombrilla protectora, coordinador y estratega de campaña.

  Quien quiera que gane la candidatura morenista sabe también que al triunfar le exigirán cuidar el legado y su dilema será cómo gobernar si, pese a dichos, empiezan muchos a acudir a Palenque, como los devotos acuden al Santuario de Chalma.