Café Político

 

 

Indiferencia, ¿será el saldo de la pandemia?
De locos, la idea de posponer la elección
Sector Salud: ¿el principio de Peter?

  Es posible que tenga razón el director del IMSS Zoe Robledo al convocar a la serenidad a quienes indignados vimos las escenas de una persona gravemente enferma para quienes no se abrieron las puertas de Magdalena de las Salinas.

  Investigar es lo correcto, pero no es correcto que la indignación de muchos sea descartada con la coartada de “la infomedia” y convocatoria a responsabilidad al difundir la información.

  Hay muchos casos así, demasiados. Algo no hacen bien, cuando no alarma dejar a un enfermo grave a la entrada del hospital. La 4T y su cambio serán fútiles si la filosofía de la indiferencia y la falta de compasión son saldo de la pandemia.

 

 

Recela Palacio de votantes veleidosos
Economía colapsada, sin las remesas
¿Sorprendió la reforma eléctrica?

  Aunque las encuestas y sondeos revelan inquebrantable popularidad del Presidente Andrés Manuel López Obrador, las experiencias del pasado, algunas muy amargas, han vulnerado la confianza en los resultados de las elecciones de junio.

  Saben que la marca “Morena”, por ahora, parece imbatible, pero el fino instinto del inquilino de Palacio Nacional le aconseja no dejar nada al azar ni en manos de la volubilidad electora.

  “Sin cabos sueltos”, fue la orden y la táctica se ajusta para que antes de junio se consoliden las bases para alcanzar los objetivos, no de la Cuarta Transformación, sino de la Cuarta República que traen en mente hace quince años.

 

 

Atraso de pagos, ¿confusión o mala fe?
Capciosa, agenda legislativa del Congreso
Redes sociales, pasar de la sartén al fuego

  En El Economista nos informa Maribel Ramírez Coronel de la confusión creada en el Insabi que resulta en graves atrasos en pagos a proveedores. Podría ser confusión por ineficiencias administrativas, podría ser algo más.

  Si se repasa si están al corriente los pagos de Pemex o de otras dependencias del Gobierno Federal, encontraremos atrasos semejantes o peores, lo cual podría indicar algo más que limitaciones en las capacidades administrativas.

  ¿Y si recuperaron prácticas de hace 40 años? Algunos administradores atrasaban intencionalmente los pagos, cuando los proveedores se desesperaban, les proponían pagos con grandes descuentos, descuentos que no siempre beneficiaban al erario.