Café Político

 

 

La Cumbre: hechos son amores…
Sinaloa, el alto costo de la inacción
La vulnerabilidad de gobernar CDMX

  Aunque con perspectivas distintas, pero los Presidentes López Obrador y Biden tienen interés común en el problema migratorio, aunque sea sólo para paliar sus efectos, pues saben que no es realista pensar en solucionarlo hoy y ahora.

  Eso ha facilitado tender puentes para atender los otros temas de la agenda de la Cumbre que reúne a los mandatarios de México, Estados Unidos y Canadá, aunque pesará el poco común y perturbador contexto político electoral estadunidense.

  Como sea, al final no importan las narrativas destinadas a las clientelas políticas de cada una de las partes, sino las acciones comúnmente acordadas. Como pocas veces, se aplica el viejo refrán de que hechos son amores, no buenas razones.

 

 

Recaptura de Ovidio: “esto no es una guerra”
Palacio está contra la permeabilidad social
CDMX, lucha política, infierno ciudadano

  Un operativo excelentemente planeado y mejor ejecutado permitió la recaptura de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “chapo” Guzmán y uno de los cabecillas del Cártel de Sinaloa, tras casi 4 años de su liberación por orden presidencial.

  Que nadie malentienda, o trate de ver en la recaptura por orden presidencial, algo más que un gesto conciliador hacia el Presidente de Estados Unidos que llegará el próximo lunes a CDMX para la reunión trilateral del T-MEC.

  ¿Cambiar la política de “abrazos no balazos? Vade retro, Satanás. Lo confirmó la explicación no pedida de Rosa Icela Rodríguez: “no queremos la guerra, queremos la paz”. Resignaos, la recaptura no es punto de inflexión, es mexicanísima llamarada de petate.

 

 

T-MEC: Prioriza Palacio su agenda ideológica
Morena, ¿darán el control a corcholata ganadora?
Armenta, un senador morenista desmemoriado

  En vísperas de la visita del Presidente Joseph Biden, la Secretaria de Economía Raquel Buenrostro apeló a Palacio, pues como Tatiana Clouthier, no logra suavizar las tercas posiciones de Rocío Nahle, Manuel Bartlett y Octavio Romero.

  Quizá logre que Palacio los ablande para evitar un costoso litigio por la práctica de la política energética mexicana, quizá, pues antes debe convencer al Presidente que la cumbre trilateral tiene una agenda económica y comercial.

  La dificultad es que Palacio, al sentir inusual margen de maniobra, prioriza su agenda ideológica y quiere discutir “la injerencia política de Washington en América Latina”. Apuesta a que Biden, el hombre bueno, aguantará que México estire y estire la liga de la relación.