Café Político

 

 

Inflación, más intransigente que Palacio
Pemex, ¿aguanta al sindicalismo independiente?
La oposición debe aplicar receta salinista

  Ayer por la mañana un vocero presidencial convocaba a no temerle a la confrontación, el leit motiv de la estrategia político electoral del régimen, pero la realidad tiene otros datos.

  No importa si la inflación la causaron la pandemia o la crisis global, importa que el coctel de recetas para hacerle frente exige entrar a un juego en el que todos, empresarios, asalariados y Gobierno deben sacrificar algo. Todos ponen.

  ¿Cómo pedir cooperación para los planes contra la crisis sin atemperar la violencia verbal de los feligreses empujados por la narrativa presidencial a la confrontación que polariza? Bueno, siempre queda la gansteril fórmula de “cooperas o cuello”.

 

 

Quédate en México, ¿tema del viernes?
Educación: ser un marxista así, tener un…
Solo foro retórico el Congreso en septiembre

  Fallos de jueces federales a favor de Texas y Missouri restablecen el programa “Quédate en México” y obligan a la Casa Blanca a llevar el caso ante la Suprema Corte, la cual, según El Economista, quizá decida el próximo martes.

  Ese podría ser el punto principal en la conversación del Presidente Andrés Manuel López Obrador con el mandatario norteamericano Joseph Biden, pues al Gobierno de México le quitaron un problemón fronterizo cuando suspendieron el programa.

  Quizá Biden prevé que la mayoría conservadora de su Suprema Corte restituirá el programa y trata de evitar una confrontación y negociar un acuerdo con el Gobierno de la República, algo así como un quid pro quo.

 

 

¿Qué sigue? ¿Squadras de camisas guinda?
Inflación: no hay muchas recetas eficaces
Alocadas versiones de reacomodos

  Hace un siglo, las violentas “squadras” de camisas negras de Benito Mussolini persiguieron a todos los adversarios del nacional socialismo, hasta que le entregaron el poder los amedrentados políticos italianos.

  Ayer vimos como hostigaron a ambientalistas que se manifestaban frente a Palacio Nacional. No es la primera vez que estos “grupos de apoyo”, presuntamente morenistas actúan contra aquellos que son vistos como adversarios.

  Cuidado, la violencia verbal desde el Poder, la inercia y competencia por congraciarse puede resultar en “squadras guinda” que, como sus antecesores los “camicie nere” fascistas, merodeen para agredir a cualquier adversario del régimen.