Café Político

 

 

Medicamentos, síndrome de las placas
Disruptiva la visión solamente electoral
La UIF no basta contra las bandas de trata

  A diferencia de Cuauhtémoc Cárdenas, el hoy Presidente Andrés Manuel López Obrador al asumir el gobierno de CDMX en casi todas las oficinas despidió a personal con experiencia; lo reemplazo con inexperto, pero leales suyos.

  Así, en la vieja SETRAVI, por “presunción de corrupción” cancelaron el viejo sistema de fabricación y entrega de placas para vehículos. La entrega empezó a tardar meses, casi un año.  Casi cinco años después ya entregaban a tiempo, como antes.

  En diciembre de 2018, “por prácticas corruptas”, cancelaron el sistema de compra de medicamentos, insumos y equipo médico, y el nuevo no funciona. Como ayer, no rectifican “sería aceptar un error”. Recemos para que la curva de aprendizaje en salud no sea tan larga como aquella de las placas.

 

 

¿Ampliarán mañanera con “brieffings?
UIF: ah, los recuerdos de “the good old times”
Oncológicos: ¿y si muestran su llegada en TV?

  A pesar de que la semana pasada dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador “es de sabios cambiar de opinión”, la realidad ha probado que hacerlo, para el Ejecutivo Federal, es inaceptable, sería aceptar una equivocación.

  Quizá por eso pasó inadvertido el globo de sonda lanzado en Baja California, el que sugirió la posibilidad de ampliar el número de “mañaneras”, para responder a declaraciones, opiniones y críticas a lo dicho a primera hora.

  Intentarán con “brieffings” lograr lo que no han logrado con el “mañanero” modelo de comunicación: doblegar a los medios tradicionales. Ojalá y sepan que los “brieffings” requieren de muy buenos voceros.

 

 

Rechinan, las costuras del presupuesto
¿Jugaron vencidas con el Presidente?
CDMX, diagnóstico poco amigable

  Aún está el diputado Alfonso Ramírez Cuéllar a cargo de esbozar lo que él llama reforma fiscal y la señora Raquel Buenrostro del SAT llama miscelánea, pero inquietan dos anuncios.

  Uno que el legislador declara que para el presupuesto de 2022 harán falta 600 mil millones de pesos más, lo cual indicaría que las capacidades presupuestales del Gobierno de la República empiezan a llegar a su límite.

  El otro es la propuesta presidencial de que los gobiernos estatales contribuyan con la mitad del costo de algunos programas sociales, ya simplemente les reducirían las participaciones. ¿Cuánto aguantan las costuras del Presupuesto Federal?