Café Político

 

 

¿Disentir atenta contra el Estado?
¿Cuántas giras serán suficientes?
Desaparece Ceci Flores, lo que faltaba

  Paradójicamente, a 81 días de que el Congreso apruebe fast track la Reforma Judicial, el Presidente López Obrador se impacienta por opiniones que disienten de la propuesta de que los ministros de la Corte, magistrados y jueces sea elegidos por el voto popular.

 A la mañanera y “espontanea” interrogante sobre la opinión disidente de académicos del Instituto de Investigaciones de la UNAM, sintetizó su intolerancia con un colérico: “¿qué tienen que meterse?”.

  Contradictorio que el Presidente con mayor concentración de poder en 70 años, considere desafío al Estado el ejercicio de la libertad académica, la libertad académica que uno esperaría protegiera un Presidente universitario.

 

 

Reforma Judicial, consummatum est
¿Inició la campaña de los duros de Morena?
¿Quién habla por la minoría?

  Con expertise el Presidente López Obrador maniobró para que la Reforma Judicial sea hecho consumado. Usó las esperadas reacciones financieras para equipararlas a desafío a su autoridad y de la Presidenta Electa, a quien advirtió: “si cedes hoy, serás rehén sexenal”.

  Los “foros de consulta” son trámite propagandístico, ejercicio inútil, según lo dicho por el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, Juan Ramiro Robledo: “las cosas están claras a donde van; no vamos a debatir, vamos a oír”.

  Al aceptar Washington la garantía de que la reforma no afectará los intereses económicos y financieros estadunidenses en México, como sugirió la declaración del embajador Ken Salazar, nada que hacer, la Reforma Judicial está consumada.

 

 

Morena y el espejo retrovisor
Tiempo de sumar de la Presidenta Electa
Ah, los años dorados del siglo pasado

  Hasta quienes disentimos de muchas de las políticas públicas del Presidente López Obrador distamos mucho de asombrarnos porque revivió la Presidencia Imperial con su enorme concentración de poder discrecional.

  Reconozcamos que no engañó a nadie, siempre se proclamó enemigo de los contrapesos del poder del Presidente de la República, pero que no nos digan, triunfalmente arrobados, que Morena es el futuro y sus adversarios el pasado.

  Las urnas les dan derecho de cambiar hasta el modo de andar del sistema político de la Republica, es cierto; pero mienten al presumir como moderna su “revolución de las conciencias” que, arrobada, busca el futuro en el espejo retrovisor.