Café Político

 

 

La doble carga sobre Xóchitl Gálvez
Palacio, suya la intercampaña
Se escabulló la meta alimentaria

  A juzgar por las reacciones mediáticas, la candidata presidencial opositora Xóchitl Gálvez, tendrá sobre sus hombros una carga tan pesada como la que en algún momento cargaron aquellos quijotescos candidatos panistas de hace medio siglo.

  Enfrentará a un Presidente López Obrador tan poderoso como aquellos mandatarios priístas de los años setenta. Y, paradójicamente, a tantos que, siendo opositores al gobierno lopezobradorista, dejan que los prejuicios nublen su inteligencia.

  Pero, a diferencia de aquellos quijotescos candidatos panistas, su ventaja estaría en cuántas mujeres logra que se identifiquen con ella, con la Candidata que no se deja de nadie, ni del Presidente de la República. Ah, gran incógnita.

 

 

Para Palacio ganar, ganar, ¿y la Candidata?
CDMX: ¡Increíble, Morena se cura en salud!
¿Apaciguarán la violencia por las elecciones?

  Con su habitual destreza, el Presidente López Obrador parece haber optado por priorizar la imagen de Su Sexenio, pues al adelantar sus siete Reformas Constitucionales, pone en marcha una estrategia que para el Presidente significa ganar, ganar.

  Ganar, ganar, porque a 37 semanas del fin del sexenio, tiene a los ciudadanos discutiendo polémicas y riesgosas Reformas, en lugar de discutir los innegables fracasos de sus políticas de seguridad, salud y educación.

  Ganar, ganar, pues a las prioridades de la campaña de la doctora Claudia Sheinbaum antepone preservar la imagen de Su Gobierno. ¿Y qué si acota aún más a su Candidata? ¿Acaso no valen la regeneración nacional y la salvación de la Patria el exiguo sacrificio de metas políticas personales?

 

 

Morena: grosero asedio a su Candidata
Una víctima de la inseguridad carretera
La simulación de las intercampañas

  El Gobierno actual de la República no podía ser la excepción a la sentencia del español Antonio Gala: “al Poder le ocurre como al nogal, no deja crecer nada a su sombra”. Y no creció.

 En este espacio se ha señalado que la popularidad del Presidente López Obrador es un activo para la campaña de la doctora Claudia Sheinbaum, pero también que cada vez pesa más la irresistible tentación de estar al timón.

  Circulan insultantes análisis que plantean las grandes dificultades que tendría la Candidata de Morena para gobernar sin el carisma, la popularidad y capacidad política del Presidente López Obrador. ¿Amistosos consejos o mensajes?