Café Político

 

 

Rosario Robles: ¿la ley, hasta donde tope?
No romperán los diputados las promesas
Por la campaña, Trump será más rijoso

 

   El encarcelamiento de la ex titular de Sedesol y Sedatu, Rosario Robles no debe sorprender a quienes han atestiguado el implacable juicio en el tribunal mediático, al cual se le sometió como ejemplo y paradigma de que el régimen lopezobradorista no tolera la corrupción, ni la actual, ni la del pasado.

   Ante el juez, la defensa de la exfuncionaria alegó que el ex Presidente Enrique Peña Nieto y el Secretario de Hacienda José Antonio Meade fueron informados de las irregularidades reportadas por la ASF. Un giro que sin duda calculó el Fiscal General de la República Alejandro Gertz.

   Como otros casos, el caso Robles ya tiene su propia dinámica, la de la retórica, la de los intereses políticos y las cotidianas decisiones de fiscales y jueces que, inercialmente, pueden arrastrar al Gobierno de la República.

 

 

Senado: ¿limitará las imposiciones?
“Cucan” a Carlos Salazar del CCE
México. ¿un modelo en construcción?

   Explicablemente los legisladores de Morena siguen con la línea de reducir las prerrogativas de los partidos, cuando menos al 50 por ciento de lo que reciben actualmente. En San Lázaro impulsan ya la reforma constitucional correspondiente.

   Saben que los dos o tres mil millones de pesos que se ahorren apenas son una gotita en la gran masa de lo que será el Presupuesto Federal de 2020, pero la idea es exhibir a los partidos como “derrochadores”, “partidos ricos en un país tan pobre”.

   Será una imposición del Partido en el Poder, pero como se trata de una reforma constitucional, Morena tiene los votos en la Cámara de Diputados, pero no los tiene en el Senado y, así, hasta hoy, esa Cámara es la última barrera legislativa a eventuales imposiciones.

Medicamentos, Coca Cola y Sabritas
PRI: entre esperanzas y malquerencias
¿Se jugarán mantenimiento de aeronaves?

   Aunque ya su gobierno otorgó un contrato para distribuir medicamentos a clínicas y hospitales en una de las regiones en que dividieron la República, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aún insiste en que la distribución es como la de Sabritas y Coca Cola que llegan a todas partes.

  Quizá acierta, pero alguien tiene que decirle que las dos grandes empresas, para conseguirlo, dedicaron años, esfuerzo y -ojo- dinero, a construir sus eficaces redes de distribución y tienen ya una envidiable expertise.

   Solo por curiosidad, ¿alguien de Palacio Nacional ya le recomendó al doctor Alejandro Calderón a quien echaron la carga de la distribución a quienes pedir consejo en Monterrey? O dejan que todo sea prueba-error.