Café Político

 

 

Consulta: haiga sido como haiga sido
Gas LP: ¿y si repasan todo el plan?
Siempre fue así el régimen castrista

  A muchos se les dificulta aceptar que para los propósitos de Palacio Nacional no importan los resultados de la farsesca consulta popular sobre “personajes del pasado” a celebrarse el próximo domingo, es un juego de ganar ganar.

  Si se alcanza la meta de votantes, proclamará: “el pueblo ha hablado”, si no, culpará al INE por “sabotear el proceso”, y da pie para exigir la reforma electoral que “democratice” al INE y lo llene de feligreses de la 4T.

  Y no importa si jurídicamente nada se pueda hacer, siempre, como reveló el titular de la UIF Santiago Nieto, se podrá formar una “comisión de la verdad” que, satisfaga “la sed popular de justicia”. Y citarán al clásico: “haiga sido como haiga sido”.

 

 

México-EU: agendas mezcladas, otra vez
Pentalhó, el dejar hacer y dejar pasar
¿Pandemia? Nada, señores, nada, a trabajar

  Quizá desde Reagan, México no tragaba tantos sapos como con Trump, aunque éste disfrutaba ser particularmente grosero. Pero aquello fue algo inusual, pues durante seis décadas ambos gobiernos han procurado separar la agenda económica de la política.

  Durante más de sesenta años descubrieron que era más productivo no mezclarlas. Hoy se tiene la impresión de que uno de los dos gobiernos ha decidido mezclar las dos agendas con riesgos para la relación bilateral.

  ¿Acaso Washington “apretó” tanto que forzó a Palacio a jugar la carta de Cuba? ¿O alguien en Palacio sugirió revivir liderazgos y extrapolar pasado y presente en riesgosa subestimación de Biden? Conste, son preguntas.

 

 

Malsano dilema: ¿ética civil o militar?
Pandemia de hambre de ancianos cubanos
Consulta por el “caigare quien caigare”

  “México carece de servidores públicos honestos”, dijo el Secretario de Marina José Rafael Ojeda y procedió a señalar los elevados estándares éticos militares y, sin querer queriendo, subrayó la diferencia entre mandos civiles y militares del Gobierno.

  Los militares no improvisan. Además, el discurso fue en la mañanera, después de la reunión de seguridad con el Presidente López Obrador, obvio concluir que cumplió con una misión asignada, como cuando calificó como adversarios al Poder Judicial y ministerios públicos.

  Es el sello de la casa, cierto, pero en algún momento, hasta por interés propio, alguien debe evaluar si es sano crear una brecha entre militares y civiles y preguntarse si por coyunturas políticas no invocan a demonios desterrados de México hace casi un siglo.