Café Político

 

 

México: “no con Sansón a las patadas”
¿A tiros el despojo ambiental a Xalapa?
STPS y los abusos laborales del Estado

  Impecable el tono latinoamericano del discurso del Presidente Andrés Manuel López Obrador ente los ministros y cancilleras de la CELAC, reunidos para conmemorar el nacimiento de Simón Bolívar.

  Hiperbólico equiparaba a la Cuba castrista con Numancia, y, pese al matiz bolivariano en la idea de crear algo similar a la Unión Europea, no se puede soslayar que la UE exige regímenes democráticos a sus miembros.

  Al final, para tranquilidad de muchos, el Presidente ratificó la decisión soberana de la unión comercial con Estados Unidos y para quienes creen que come lumbre, pragmáticamente advirtió que busca acuerdos, “sin ponernos con Sansón a las patadas”.

Tribunal Electoral, ¿al abordaje?
¿Hay alcaldías en año de Hidalgo?
Cuando mataron a Buendía, apunte

  Los avatares legales del magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación José Luis Vargas han avivado los intentos de anular la autonomía que asegura su independencia.

  Ya saltó al ruedo el Presidente de la Suprema Corte Arturo Zaldívar a quejarse que no puede atender los problemas del tribunal porque los magistrados están fuera de su control.

  De la independencia del Tribunal depende la integridad de las elecciones, por lo cual preocupa” la línea” que apunta a urdir un abordaje que, sin rubor, ponga al tribunal al servicio del gobierno, no del Estado Mexicano.

 

 

Seguridad: no hay política de Estado
¿Se agota el tiempo de México con EU?
¿Mensaje la muerte del dirigente pesquero?

  Lleva México casi 21 años sin una Política de Estado de seguridad, hemos visto marchas, contramarchas, zigzagueos, causa y origen del actual deterioro que ya amenaza la estabilidad social y política.

  La responsabilidad es presidencial, desde Zedillo hasta el Presidente Andrés Manuel López Obrador, pues todos han querido imponer su personal idea de seguridad y cancelado cualquier posibilidad de continuidad.

  Culpables son todos, hasta el Presidente López Obrador y todos los partidos, por no acordar una política de seguridad que no dependa de los cambios de gobierno y privilegie el bien de la República, por no acordar una auténtica Política de Estado.