Imprimir
Categoría: Cambo de Guardia
Visto: 1474

 

 

Cambio de Guardia

No va a cambiar

  Es innegable que la narrativa de gasto gubernamental excesivo fue exitosa durante la campaña y sería irracional esperar que el ganador de la elección no tome medidas que permitan ajustar el presupuesto federal.

  Es cierto que a tres semanas de la elección presidencial es imposible que la retórica de campaña sea abandonada por el ganador y sus seguidores, la inercia se mantiene, aunque ya se hayan tomado acuerdos, como los que a Vallarta y a Washington acudan, junto con los funcionarios del actual gobierno, aquellos propuestos para ocupar posiciones en el gabinete de López Obrador.

 Pero inquieta que apenas salió el tema del fideicomiso por el cual el INE multa a Morena, el virtual Presidente Electo retomó el rijoso discurso de campaña. Inquieta porque, aunque él diga que no va a cambiar, en cierto momento tendrá que decidir si ya como Presidente Constitucional tratará por igual su calidad de Jefe del Estado y su calidad de fundador, de creador del Movimiento de Regeneración Nacional.

  Son responsabilidades que no son compatibles, aunque él así lo crea, porque, aunque, a juzgar por lo escuchado ayer domingo, aún mantiene una visión minimalista del Gobierno de la República, en algún momento tendrá que asumir que no gobierna a un conjunto de pequeños pueblos, sino a una República con casi 130 millones de habitantes, con una economía que, hasta hoy, está entre las primeras quince del mundo, que no somos una isla, ni una aldea.

  No será el primero, ni el último Jefe del Estado que descubre la dimensión de la responsabilidad que asumió hasta que está sentado en el despacho presidencial y empiezan a llegar a su escritorio los asuntos de la República.