DOMINGO

Evitar que llenen el espacio

   La detención del cabecilla del llamado “cártel de Santa Rosa de Lima”, fue sin duda un ejemplo de que, cuando hay buena coordinación entre las fuerzas federales y estatales se pueden dar golpes a la delincuencia, organizada o no.

   La violenta confrontación de este cártel con el de “Jalisco nueva generación” ha ensangrentado a Guanajuato. La detención de alguna manera resuelva la confrontación y podría reducir la violencia criminal en la entidad.

   El Gobierno de la República y el Gobierno de Guanajuato han manejado la información con el mismo triunfalismo que se han celebrado estas detenciones desde hace casi 25 años.

   Una vez que se asiente la polvareda mediática y la de la propaganda política, convendría que los especialistas en estos asuntos de la criminalidad pudieran responder a la interrogante que ya se hacen muchos guanajuatenses.

   Bien, ya está casi acabada la banda de “El Marro”, entonces, ¿ocupará su lugar el “cartel Jalisco Nueva Generación? ¿Se hará cargo de las extorsiones, del cobro de derecho de piso, del cobro de protección, del control del ambulantaje en las principales ciudades, además del huachicoleo?

   En las actividades criminales, como todo en la vida, siempre hay quien llene los vacíos.