DOMINGO

Justicia a la carta

   Distraída, como está la atención pública y mediática con el tema de los escándalos de corrupción del pasado y el antepasado sexenales, casi inadvertida ha pasado la decisión de modificar, otra vez, el sistema de justicia penal.

   La procuración de justicia, no para hacerla más justa para los ciudadanos de a pie, sino para facilitar la tarea de los fiscales, pero también la administración de justicia para que el Ejecutivo tenga más influencia sobre el único Poder de la Federación que puede ser contrapeso, el Poder Judicial.

   Una lástima que nos distraigan con lo anecdótico, mientras se refuerzan controles gubernamentales que, ojalá y nos equivoquemos, lamentaremos no habernos dado cuenta.