DOMINGO

Como en la guerra fría

  Sin pretensiones de “internacionalistas”, sólo de periodistas que por muchos años prestamos atención al acontecer del mundo, nos parece avizorar tiempos en que México podría estar colocado en la incómoda disyuntiva que estuvo durante los años de la Guerra Fría entre Estados Unidos y sus aliados de Europa Occidental con la Unión Soviética y el bloque de naciones que gravitaban alrededor del “socialismo real”.

  Algo así augura el choque del Presidente Estadunidense con el mandatario ruso Vladimir Putin augura un largo conflicto, igual que la inevitable confrontación con China, cuyo poderío militar y económico es vista por los norteamericanos, demócratas y republicanos, como una amenaza a Washington.

  México ha recibido apoyo con vacunas de China y de Rusia. Cierto, las ha pagado, pero en la pichicatería actual de las naciones que desarrollaron y tienen las vacunas, no es asunto menor.

  Pero también tenemos un tratado comercial con Estados Unidos, del cual depende el crecimiento económico de México, sin el cual el proyecto de la 4T sería simplemente aspiracional.

  Difíciles meses y años de equilibrio diplomático tendrá la cancillería.