DOMINGO

Ajustarse a las circunstancias

  Está el sexenio en un momento definitorio, en lo económico, en lo político y en lo social.

  Nadie debe objetar que la perspectiva presidencial mantenga la premisa de que todo tiene que ser visto a la luz de la política electoral. Es su derecho.

  Pero por esa misma razón sería el momento de revisar muchas de sus premisas y sus promesas de campaña, porque las circunstancias nacionales e internacionales no parecen favorecer algunas de las posiciones públicas del Gobierno de México.

  La perseverancia presidencial, reconocida por él mismo, a querer o no encontrará sus limitaciones cuando enfrente con el mundo real que resulta de la disputa geopolítica global.