DOMINGO

Qué no nos despojen de nuestros derechos

  Hace 30 años, cuando se asentaba la transición democrática española, en charla exclusiva, al secretario general de Comisiones Obreras, la gran central sindical, Antonio Gutiérrez, se le preguntó:

 “¿Cómo un marxista como usted aprueba una reforma laboral que facilita el despido de trabajadores, como la propuesta por el Gobierno?” .

 “Apenas ingresamos a la Comunidad Europea y esa membresía ya logró que los españoles gocemos de una prosperidad generalizada como no la tuvimos ni siquiera cuando éramos Imperio donde no se ponía el sol. Tenemos que flexibilizar las leyes, para que el pueblo español no pierda esta oportunidad histórica”.

  Valga esta cita para explicar que a quien esto escribe no le importa que tantos personajes del Gobierno de la República y de Morena se digan marxistas o comunistas.

  Lo importante es que no crean en despojarnos a los demás de ningún derecho, especialmente del derecho que nos dio la Transición Democrática de 1997, el derecho de votar libremente en elecciones en las que cuente nuestro voto y sea contado y nadie interfiera con el privilegio que da la democracia de decidir quienes nos gobiernan.

  Así de simple, así de complicado.